¿El mundo se esta quedando sin poetas o los poetas se están quedando sin mundo...?

viernes, 4 de noviembre de 2011

A mi entrañable amigo extranjero

Plaza de Caycedo Cali



Una vez escuche por ahí
a un extranjero decir con
tanta fuerza y convicción
que él no había nacido en
Colombia pero Colombia
había nacido en el...

Y sentí una mezcla de sentimientos
y se me erizo la piel porque aunque
amo mi país con todo el corazón de la
misma forma muchas veces he sentido
tristeza y en ocasiones hasta vergüenza
por las situaciones que atraviesa mi
tierra...

Sentí pena, sentí vergüenza y una
tristeza inmensa porque ese extranjero
que no llevaba ni una gota en sus venas 
de sangre Colombiana, que no tenia 
ascendencia alguna, ni antepasados, 
familiares y todavía no tenía amigos 
Colombianos, amaba mas a país de lo 
que yo tal vez podría llegar amarlo,

Había dejado todo, a su familia, a sus 
amigos, su vida entera por venir a 
conocerlo, a recorrerlo, a vivirlo por 
venir a sentirlo...

El amaba cada rincón de su geografía,
sus nevados, sus playas, sus mares y ríos
de colores, amaba su cultura, su calidez, 
su clima. Pero sobre todo descubrió que 
amaba mas que nada a su gente y aunque 
no había nacido aquí su corazón ya era 
Colombiano, su cuerpo ya bailaba 
cumbia, San juaneros, joropos y currulaos, sus manos ya entonaban Vallenato y tocaban Marimbas...

Su casa ya olía a café en las mañanas,
sus cuadros preferidos ahora eran el
verdor de las bellas montañas y la
neblina de la tarde se había convertido
en su más entrañable amiga...

El amaba a mi tierra más de lo que yo
había llegado a amarla y sin querer
o queriendo con todo el corazón, fue
un extranjero el que me enseño a 
redescubrir mi país, el que pinto de mil 
colores sus paisajes el que me quito la 
venda de los ojos y me enseño a 
enamorarme nuevamente y por vez 
primera de la Colombia de mis amores...

Maja.